Pero…¿tú pinchas bien?

Una persona llega con su coche a un taller. Al bajar le atiende el mecánico que se encuentra trabajando en ese turno y saluda al cliente. Cuando el empleado va a preguntarle el motivo de la visita, es cortado de forma brusca con un “perdona, ¿tú arreglas bien los coches? Es que te veo muy joven”.

Esta situación que acabo de describir parece (y es) surrealista. A priori el argumento de parecer joven no entra dentro de las premisas de que vaya a trabajar peor. Cuentas con que ese mecánico ha tenido una formación teórica y ha realizado prácticas en otros talleres con otros coches siendo supervisado.

Pues bien, bienvenidos/as a una parte del sector servicios que es la sanidad y, más concretamente, vayamos a la enfermería. Esta situación la hemos vivido prácticamente todas las enfermeras alguna vez en nuestra trayectoria profesional. Hay muchos pacientes que no han tenido ningún reparo en cuestionarnos, en privado o públicamente, por el mero prejuicio de que una enfermera joven va a pinchar o a realizar cualquier otro procedimiento de enfermería mucho peor.

Cuestionarnos de esta manera  puede ser, en primer lugar, contraproducente para el propio paciente, ya que una enfermera que esté pasando un día de mucho estrés puede sufrir más nervios y terminar en una mala punción como resultado.

Yo no creo que cuando alguien te cuestiona así sea con maldad por defecto, posiblemente esa persona haya tenido malas experiencias en el pasado y la posibilidad de revivirlas le causen ansiedad. Pero también digo una cosa, esa situación se percibe y se arregla con empatía y transmitiendo seguridad.

También calas enseguida a las personas que no sólo te cuestionan, sino que además te desprecian por tu supuesta falta de experiencia y dan por hecho que, por sus “bemoles”, no vas a hacer bien tu trabajo, sin conocerte de nada. Suelen ser las mismas personas que en un hospital sueltan la famosa frase de “yo pago tu sueldo”.

Con los años aprendes a llevar mejor esta situación. El primer grupo de pacientes implica comprensión por nuestra parte pero sin dejar de tener claro que somos profesionales y eso tenemos que hacerlo ver. Del segundo grupo en cambio, no puedo dar una pauta clara, depende de cada uno y de cómo se aplique en nuestro centro la frase “El cliente siempre tiene la razón”. Personalmente soy de aguantar el tipo y, dependiendo del día, soltar alguna frase muy típica de Perdidue estilo: “sí…bueno…soy enfermero desde hace cinco años y me suelo dejar la barba porque parezco más mayor, así pincho mejor”.

Si las enfermeras/os tenemos que aguantar esta situación, imaginad lo difícil que es ser estudiante de enfermería, donde esa presión es el doble por el mero hecho de llevar una placa con las palabras “Estudiante en prácticas”.

He empezado esta entrada describiendo la situación de un mecánico y de cómo, para llegar a ese puesto había tenido que practicar con otros coches antes que el tuyo. Ser sanitario es un trabajo que necesita de miles de horas de prácticas antes de ocupar tu puesto, algo que muchos pacientes no llegan a entender.

“A mí no me pincha la estudiante”. Estás en tu derecho legal de decir eso (siempre con educación y respeto), pero para que sea la enfermera con experiencia la que te vaya a realizar la extracción o canalizar la vía, ésta tuvo que ser estudiante en su momento.

No me canso de repetir una y otra vez que no he sido un enfermero de donación de sangre siempre. Para llegar a poder dedicarme a la punción venosa de esta manera, antes he tenido que practicar, fallar, acertar y coger la confianza que necesitaba. No existe a día de hoy ningún simulador que nos haga pulir este procedimiento igual que en un paciente real. Ya veremos en el futuro.

Cuando leáis en el letrero del hospital al que acudís la palabra “universitario”, no penséis que es parte del nombre y que está ahí porque queda mejor y da más clase. Lo que significa es que en ese centro hay actividad docente tanto en teoría como en prácticas.


En mi caso en particular además no sólo he sido cuestionado varias veces por mi apariencia juvenil, también por mi sexo. Pacientes mujeres me han pedido que me fuera de una habitación y que no les atendiera por tener la posibilidad de ver sus cuerpos desnudos o semidesnudos. Entiendo que haya pudor, pero profesionalmente es algo muy frustrante, también tengo derecho a que no se me discrimine y poder cuidar a mis pacientes.

 

Anuncios

La primera parada cardiorrespiratoria que presencié.

La primera parada cardiorrespiratoria  que presencié fue con 19 años, en el verano en el que iba a pasar de 1º a 2º de Enfermería. Estaba trabajando como ordenanza en un hospital  en el que había comenzado a hacer las prácticas en plantas de hospitalización.

Una mañana, como otra cualquiera, en la que me encontraba en el hall principal recibiendo a los pacientes, dándoles información o esperando para acompañar a alguno a planta para efectuar un ingreso, todo se revolucionó en un instante. Dos estudiantes de medicina de intercambio que pasaban por allí me dijeron en un castellano muy regular “oye, creo que a ese señor le pasa algo”. Y sí le pasaba algo, sí…

Al localizar al hombre, que estaba en el hospital visitando a un familiar, vi como se llevaba las manos al pecho mientras pedía ayuda. Las compañeras de información llamaron enseguida a los intensivistas y a los médicos de urgencias, mientras tanto me acerqué a él con la intención de ayudarle. “No puedo respirar, me muero, me estoy muriendo”. No paraba de repetirlo una y otra vez. A su lado su mujer con una crisis de ansiedad. Todo un cuadro.

La diferencia corporal entre ese señor y yo era de unos 80kg y más de 20cm, a duras penas le conseguí meter en el ascensor que llevaba al servicio de Urgencias y ahí terminó de desplomarse. Estábamos solos, él ya estaba en parada(aunque yo no lo sabía) y, aún conociendo la teoría de  todo lo que se debe hacer, me sentía muy impotente. Observé que comenzó a expulsar por la boca un líquido que no había visto antes, similar al de un vino rosado. Le coloqué en posición lateral para que no se broncoaspirase, aunque ahora creo que en ese momento ya era lo de menos.

En cuanto se abrieron las puertas del ascensor ya estaban esperando unas diez personas entre celadores, enfermeras, médicos… le sacamos un poco más allá de la puerta y ahí mismo, en el suelo, comenzaron a aplicarle el masaje cardíaco. No había tiempo que perder. Acercaron bombonas de oxígeno, desfibrilador, pusieron unos separadores, varios maletines con todo el material necesario… y yo en la puerta del ascensor, bloqueándola, pálido, sin reaccionar, estaba en shock.

No sé cuánto tiempo estuve ahí observando la escena, perdí la noción completamente. Cuando volví en mí decidí irme, no iba a ayudar y en el hall se habían quedado las compañeras sin ordenanzas. Me enteré después que consiguieron sacar a aquel hombre de la parada y que estuvo ingresado bastante tiempo en el UCI. Diagnóstico: edema agudo de pulmón(de ahí ese líquido espumoso que observé) relacionado con infarto de miocardio.

Creo que no estamos preparados para la primera parada que vivimos. Creo que por mucho que nos hayan explicado todo lo que se debe hacer, si no se ha pasado por un buen simulador, el impacto que sufres puede ser tan mayúsculo que te deje bloqueado, como estaba yo.

Esa experiencia me ayudó bastante para el futuro. En la siguiente PCR que presencié, ya en planta como enfermero, supe mantener la cabeza fría y tener claras las prioridades y sobre todo, supe darme de cuenta de cuando ayudas y de cuando estorbas. ¿Por qué digo ésto? Cuando tenemos una emergencia todo el mundo quiere ayudar, todo el mundo quiere correr, a veces se genera un caos que no ayuda y que termina con los profesionales más experimentados realizando las maniobras de reanimación y el resto mirando.

Cuando me preguntáis si estaréis preparad@s como enfermer@s para vuestra primera parada os cuento todo ésto. Dependerá de vuestra formación en RCP, del medio en el que se de, y de la mente fría que tengáis, pero lo primero es lo primero: LLAMAR A LA EXTENSIÓN DE PARADAS QUE HAYA EN EL HOSPITAL y si os encontráis por la calle asegurad vuestra propia seguridad y la del paciente, llamad al 112 y comenzad las maniobras de RCP lo antes posible.

Como ya expliqué en Instagram, una vez que se está en parada el tiempo corre en nuestra contra de forma espectacular. Si no se reciben maniobras de RCP durante los primeros minutos, por mucho que luego se le saque, el paciente va a tener daño cerebral (el encéfalo consume mucho oxígeno y es muy vulnerable a la falta de éste).

Se calcula que tras 5-6 minutos en PCR sin masaje cardíaco, el daño cerebral es más que probable. A partir de los 10 minutos está asegurado. Formarnos bien y saber como actuar es fundamental.


 

He rescatado una foto de ese verano en el que estuve trabajando como ordenanza.

Diecinueve añitos… 

En los hospitales también existen los agradecimientos.

Cualquier persona que trabaje en un puesto de atención al cliente sabe que, cuando un usuario está descontento con un servicio que se le está ofreciendo, no tarda en comenzar las gestiones para que quede constancia de su sentimiento en forma de reclamación escrita u oral. Lo mismo pasa en sanidad.

Listas de espera surrealistas de varios meses entre una prueba y la consulta con los resultados, deficiencias en instalaciones, un mal trato por parte del personal sanitario, la frustración que siente un paciente al pensar que no están tomando en serio su problema, la percepción de que hace falta más personal, una mala praxis… Son algunas de las reclamaciones que recibe una sala de Atención al Paciente de cualquier hospital.

No se puede negar que este tipo de documentos orientan sobre el índice de satisfacción que tiene un centro hospitalario y puede mostrar qué deficiencias se pueden solucionar para dar un mejor servicio o ayudar a que un error no se vuelva a producir.

Hay que tener en cuenta que hay pacientes que pueden utilizar este procedimiento como un “arma”, llegando a amenazar con ir a Atención al Paciente si no se le da prioridad a su problema cuando, de forma objetiva, no tienen razón en su demanda.

Ahora bien, ¿qué pasa si después de nuestra visita al hospital no tenemos ninguna queja, sino todo lo contrario? ¿Se puede reflejar esa satisfacción por el trato y servicio que hemos recibido? La respuesta está de nuevo en Atención al Paciente y es afirmativa, sólo hay que decir que queremos dejar un agradecimiento.

Habrá gente que se preguntará si sirve para algo. Para nosotros/as supone un reconocimiento “oficial” del trabajo bien hecho y es un estímulo enorme ver como un paciente se toma las molestias de ir a registrarlo. Esto también es un indicador de la satisfacción del paciente, aporta mucho más que una reclamación y nos motiva y anima a seguir dando lo mejor de nosotros como sanitarios y como personas.

El personal que conforma un hospital tiene el compromiso, en general, de dar una buena atención asistencial, pero también el mejor trato humano que sea posible. Somos muchos y muchas las que intentamos dar un trato humanizado, y no siempre es fácil: a veces nuestra vida fuera del hospital nos puede afectar negativamente y tener un mal día, a veces la carga de trabajo parece que puede superarnos y no nos permite dedicaros el tiempo que nos gustaría, a veces salimos afectados de una habitación y tenemos que seguir visitando al resto de pacientes sin pararnos ni unos minutos…


Me gustaría animar a las personas que me leen a que no sólo tengan en cuenta el agradecimiento en el hospital, y también lo tengan en cualquier restaurante, hotel, tienda, museo, etc, en el que os  hayan tratado de maravilla.

Alegrarle el día y motivar todavía más a un buen trabajador está en nuestras manos también como clientes/usuarios/pacientes, y nos lleva muy poco tiempo.