Pero…¿tú pinchas bien?

Una persona llega con su coche a un taller. Al bajar le atiende el mecánico que se encuentra trabajando en ese turno y saluda al cliente. Cuando el empleado va a preguntarle el motivo de la visita, es cortado de forma brusca con un “perdona, ¿tú arreglas bien los coches? Es que te veo muy joven”.

Esta situación que acabo de describir parece (y es) surrealista. A priori el argumento de parecer joven no entra dentro de las premisas de que vaya a trabajar peor. Cuentas con que ese mecánico ha tenido una formación teórica y ha realizado prácticas en otros talleres con otros coches siendo supervisado.

Pues bien, bienvenidos/as a una parte del sector servicios que es la sanidad y, más concretamente, vayamos a la enfermería. Esta situación la hemos vivido prácticamente todas las enfermeras alguna vez en nuestra trayectoria profesional. Hay muchos pacientes que no han tenido ningún reparo en cuestionarnos, en privado o públicamente, por el mero prejuicio de que una enfermera joven va a pinchar o a realizar cualquier otro procedimiento de enfermería mucho peor.

Cuestionarnos de esta manera  puede ser, en primer lugar, contraproducente para el propio paciente, ya que una enfermera que esté pasando un día de mucho estrés puede sufrir más nervios y terminar en una mala punción como resultado.

Yo no creo que cuando alguien te cuestiona así sea con maldad por defecto, posiblemente esa persona haya tenido malas experiencias en el pasado y la posibilidad de revivirlas le causen ansiedad. Pero también digo una cosa, esa situación se percibe y se arregla con empatía y transmitiendo seguridad.

También calas enseguida a las personas que no sólo te cuestionan, sino que además te desprecian por tu supuesta falta de experiencia y dan por hecho que, por sus “bemoles”, no vas a hacer bien tu trabajo, sin conocerte de nada. Suelen ser las mismas personas que en un hospital sueltan la famosa frase de “yo pago tu sueldo”.

Con los años aprendes a llevar mejor esta situación. El primer grupo de pacientes implica comprensión por nuestra parte pero sin dejar de tener claro que somos profesionales y eso tenemos que hacerlo ver. Del segundo grupo en cambio, no puedo dar una pauta clara, depende de cada uno y de cómo se aplique en nuestro centro la frase “El cliente siempre tiene la razón”. Personalmente soy de aguantar el tipo y, dependiendo del día, soltar alguna frase muy típica de Perdidue estilo: “sí…bueno…soy enfermero desde hace cinco años y me suelo dejar la barba porque parezco más mayor, así pincho mejor”.

Si las enfermeras/os tenemos que aguantar esta situación, imaginad lo difícil que es ser estudiante de enfermería, donde esa presión es el doble por el mero hecho de llevar una placa con las palabras “Estudiante en prácticas”.

He empezado esta entrada describiendo la situación de un mecánico y de cómo, para llegar a ese puesto había tenido que practicar con otros coches antes que el tuyo. Ser sanitario es un trabajo que necesita de miles de horas de prácticas antes de ocupar tu puesto, algo que muchos pacientes no llegan a entender.

“A mí no me pincha la estudiante”. Estás en tu derecho legal de decir eso (siempre con educación y respeto), pero para que sea la enfermera con experiencia la que te vaya a realizar la extracción o canalizar la vía, ésta tuvo que ser estudiante en su momento.

No me canso de repetir una y otra vez que no he sido un enfermero de donación de sangre siempre. Para llegar a poder dedicarme a la punción venosa de esta manera, antes he tenido que practicar, fallar, acertar y coger la confianza que necesitaba. No existe a día de hoy ningún simulador que nos haga pulir este procedimiento igual que en un paciente real. Ya veremos en el futuro.

Cuando leáis en el letrero del hospital al que acudís la palabra “universitario”, no penséis que es parte del nombre y que está ahí porque queda mejor y da más clase. Lo que significa es que en ese centro hay actividad docente tanto en teoría como en prácticas.


En mi caso en particular además no sólo he sido cuestionado varias veces por mi apariencia juvenil, también por mi sexo. Pacientes mujeres me han pedido que me fuera de una habitación y que no les atendiera por tener la posibilidad de ver sus cuerpos desnudos o semidesnudos. Entiendo que haya pudor, pero profesionalmente es algo muy frustrante, también tengo derecho a que no se me discrimine y poder cuidar a mis pacientes.

 

Anuncios

La primera parada cardiorrespiratoria que presencié.

La primera parada cardiorrespiratoria  que presencié fue con 19 años, en el verano en el que iba a pasar de 1º a 2º de Enfermería. Estaba trabajando como ordenanza en un hospital  en el que había comenzado a hacer las prácticas en plantas de hospitalización.

Una mañana, como otra cualquiera, en la que me encontraba en el hall principal recibiendo a los pacientes, dándoles información o esperando para acompañar a alguno a planta para efectuar un ingreso, todo se revolucionó en un instante. Dos estudiantes de medicina de intercambio que pasaban por allí me dijeron en un castellano muy regular “oye, creo que a ese señor le pasa algo”. Y sí le pasaba algo, sí…

Al localizar al hombre, que estaba en el hospital visitando a un familiar, vi como se llevaba las manos al pecho mientras pedía ayuda. Las compañeras de información llamaron enseguida a los intensivistas y a los médicos de urgencias, mientras tanto me acerqué a él con la intención de ayudarle. “No puedo respirar, me muero, me estoy muriendo”. No paraba de repetirlo una y otra vez. A su lado su mujer con una crisis de ansiedad. Todo un cuadro.

La diferencia corporal entre ese señor y yo era de unos 80kg y más de 20cm, a duras penas le conseguí meter en el ascensor que llevaba al servicio de Urgencias y ahí terminó de desplomarse. Estábamos solos, él ya estaba en parada(aunque yo no lo sabía) y, aún conociendo la teoría de  todo lo que se debe hacer, me sentía muy impotente. Observé que comenzó a expulsar por la boca un líquido que no había visto antes, similar al de un vino rosado. Le coloqué en posición lateral para que no se broncoaspirase, aunque ahora creo que en ese momento ya era lo de menos.

En cuanto se abrieron las puertas del ascensor ya estaban esperando unas diez personas entre celadores, enfermeras, médicos… le sacamos un poco más allá de la puerta y ahí mismo, en el suelo, comenzaron a aplicarle el masaje cardíaco. No había tiempo que perder. Acercaron bombonas de oxígeno, desfibrilador, pusieron unos separadores, varios maletines con todo el material necesario… y yo en la puerta del ascensor, bloqueándola, pálido, sin reaccionar, estaba en shock.

No sé cuánto tiempo estuve ahí observando la escena, perdí la noción completamente. Cuando volví en mí decidí irme, no iba a ayudar y en el hall se habían quedado las compañeras sin ordenanzas. Me enteré después que consiguieron sacar a aquel hombre de la parada y que estuvo ingresado bastante tiempo en el UCI. Diagnóstico: edema agudo de pulmón(de ahí ese líquido espumoso que observé) relacionado con infarto de miocardio.

Creo que no estamos preparados para la primera parada que vivimos. Creo que por mucho que nos hayan explicado todo lo que se debe hacer, si no se ha pasado por un buen simulador, el impacto que sufres puede ser tan mayúsculo que te deje bloqueado, como estaba yo.

Esa experiencia me ayudó bastante para el futuro. En la siguiente PCR que presencié, ya en planta como enfermero, supe mantener la cabeza fría y tener claras las prioridades y sobre todo, supe darme de cuenta de cuando ayudas y de cuando estorbas. ¿Por qué digo ésto? Cuando tenemos una emergencia todo el mundo quiere ayudar, todo el mundo quiere correr, a veces se genera un caos que no ayuda y que termina con los profesionales más experimentados realizando las maniobras de reanimación y el resto mirando.

Cuando me preguntáis si estaréis preparad@s como enfermer@s para vuestra primera parada os cuento todo ésto. Dependerá de vuestra formación en RCP, del medio en el que se de, y de la mente fría que tengáis, pero lo primero es lo primero: LLAMAR A LA EXTENSIÓN DE PARADAS QUE HAYA EN EL HOSPITAL y si os encontráis por la calle asegurad vuestra propia seguridad y la del paciente, llamad al 112 y comenzad las maniobras de RCP lo antes posible.

Como ya expliqué en Instagram, una vez que se está en parada el tiempo corre en nuestra contra de forma espectacular. Si no se reciben maniobras de RCP durante los primeros minutos, por mucho que luego se le saque, el paciente va a tener daño cerebral (el encéfalo consume mucho oxígeno y es muy vulnerable a la falta de éste).

Se calcula que tras 5-6 minutos en PCR sin masaje cardíaco, el daño cerebral es más que probable. A partir de los 10 minutos está asegurado. Formarnos bien y saber como actuar es fundamental.


 

He rescatado una foto de ese verano en el que estuve trabajando como ordenanza.

Diecinueve añitos… 

En los hospitales también existen los agradecimientos.

Cualquier persona que trabaje en un puesto de atención al cliente sabe que, cuando un usuario está descontento con un servicio que se le está ofreciendo, no tarda en comenzar las gestiones para que quede constancia de su sentimiento en forma de reclamación escrita u oral. Lo mismo pasa en sanidad.

Listas de espera surrealistas de varios meses entre una prueba y la consulta con los resultados, deficiencias en instalaciones, un mal trato por parte del personal sanitario, la frustración que siente un paciente al pensar que no están tomando en serio su problema, la percepción de que hace falta más personal, una mala praxis… Son algunas de las reclamaciones que recibe una sala de Atención al Paciente de cualquier hospital.

No se puede negar que este tipo de documentos orientan sobre el índice de satisfacción que tiene un centro hospitalario y puede mostrar qué deficiencias se pueden solucionar para dar un mejor servicio o ayudar a que un error no se vuelva a producir.

Hay que tener en cuenta que hay pacientes que pueden utilizar este procedimiento como un “arma”, llegando a amenazar con ir a Atención al Paciente si no se le da prioridad a su problema cuando, de forma objetiva, no tienen razón en su demanda.

Ahora bien, ¿qué pasa si después de nuestra visita al hospital no tenemos ninguna queja, sino todo lo contrario? ¿Se puede reflejar esa satisfacción por el trato y servicio que hemos recibido? La respuesta está de nuevo en Atención al Paciente y es afirmativa, sólo hay que decir que queremos dejar un agradecimiento.

Habrá gente que se preguntará si sirve para algo. Para nosotros/as supone un reconocimiento “oficial” del trabajo bien hecho y es un estímulo enorme ver como un paciente se toma las molestias de ir a registrarlo. Esto también es un indicador de la satisfacción del paciente, aporta mucho más que una reclamación y nos motiva y anima a seguir dando lo mejor de nosotros como sanitarios y como personas.

El personal que conforma un hospital tiene el compromiso, en general, de dar una buena atención asistencial, pero también el mejor trato humano que sea posible. Somos muchos y muchas las que intentamos dar un trato humanizado, y no siempre es fácil: a veces nuestra vida fuera del hospital nos puede afectar negativamente y tener un mal día, a veces la carga de trabajo parece que puede superarnos y no nos permite dedicaros el tiempo que nos gustaría, a veces salimos afectados de una habitación y tenemos que seguir visitando al resto de pacientes sin pararnos ni unos minutos…


Me gustaría animar a las personas que me leen a que no sólo tengan en cuenta el agradecimiento en el hospital, y también lo tengan en cualquier restaurante, hotel, tienda, museo, etc, en el que os  hayan tratado de maravilla.

Alegrarle el día y motivar todavía más a un buen trabajador está en nuestras manos también como clientes/usuarios/pacientes, y nos lleva muy poco tiempo.

¿Tiene derecho un instituto a frustrar el futuro de sanitarios con vocación?

Esta entrada va a ser muy personal, y surge a raíz de una publicación en Instagram en la que contaba como, al acabar 4º de la ESO, recibí una carta por parte del consejo escolar de mi instituto en la que me “sugerían” que cambiara la modalidad de bachillerato que tenía pensada (Ciencias de la salud) por la de Humanidades. La razón: mi dificultad para aprobar las asignaturas de matemáticas y física.

El día en el que leí la carta lo pasé llorando. Desde que tengo memoria siempre he querido dedicarme a la sanidad, SIEMPRE. Fui un niño que devoraba la serie “Érase una vez el cuerpo humano”, que cuando iba con mis padres de compras les pedía como regalos cds y libros cuya temática fuera alguna relacionada con el organismo.

Mis padres me han contado muchas veces como con menos de 10 años les decía de memoria el número de huesos que había en cada parte del cuerpo y… ¡hasta los Reyes Magos me trajeron un fonendoscopio! Además soy hijo y sobrino de dos enfermeras que son unas grandes referentes para mí.

Por todo esto, y porque no me imaginaba ningún otro futuro diferente al sanitario, me planteo diez años después de esa carta si no podrían haberme preguntado si estaba dispuesto a dar el 200% e intentar sacar esas asignaturas para tener la posibilidad, en selectividad, de meterme a enfermería.

Al final me reuní con la orientadora del centro, por mi cuenta, y me comentó que podría tener la opción de hacer un 2º de bachillerato sin matemáticas ni física y sí con biología, química y ciencias de la tierra. Así que volví a tener la esperanza de poder cumplir mi sueño. ¿Por qué no me hablaron de esa opción en vez de intentar destrozar mi vocación? Seguro que no lo hicieron con mala intención, pero los profesionales de la docencia que trabajan con adolescentes deberían tener cuidado en esos asesoramientos.

Diez años después de aquella carta llevo ya un lustro siendo un enfermero que está feliz cada vez que se pone su pijama. Disfruto de una profesión en la que me muestro como soy, que me permite conocer día tras día a gente increíble,que me ha hecho cambiar mi mentalidad, eliminando prejuicios y valorando lo que realmente importa en esta vida: la salud, por mucho que suene a tópico. 

Me sorprendió recibir varios mensajes de compañeras y compañeros de profesión que me comentaron que han pasado por lo mismo: Noemí, Manu, Mireia, Andrea, Marta, Antía, Mariló, María; son algunas de esas enfermeras que en su momento pasaron por el mismo mal trago.

Te paras a mirar sus cuentas, sus publicaciones, sus “stories”…y ves que rebosan de vocación. Quizás en nuestro caso valoramos el esfuerzo extra, sobre todo mental, que tuvimos que hacer para poder trabajar en lo que amamos.

Deberíamos reflexionar sobre cuántos grandes profesionales de la sanidad se han perdido porque en su momento (siendo además unos niños, porque es lo que eres con dieciséis años) unas notas cuantitativas decidieron cuál debía ser su camino.


Me gustaría terminar diciendo que valoro mucho las humanidades, de hecho tengo la espinita clavada de estudiar derecho o ciencias políticas. Pienso que hay que ser muy valiente para estudiar carreras como Historia, Historia del Arte, Filologías, Filosofía, etc, sabiendo que te vas a encontrar con un país que no te va a valorar como te mereces, al igual que no le da la importancia que debería a su historia ni a su patrimonio.

 

Historias paranormales en hospitales

A mucha gente no le va a sorprender leer esta entrada, ya que es un tema que no es la primera vez que sale ni creo que sea la última. Voy a intentar dejar claro que no se da por hecho que estas historias sean ciertas, que pueden ser fruto de la sugestión que provoca un entorno en el que se convive con la muerte como son los hospitales y otros centros sanitarios y de las propias creencias de cada uno, así como de su forma de interpretar acontecimientos que, a veces, no tienen una explicación simple.

Lo que no podemos negar es que no son pocos los sanitarios que han tenido experiencias “extrañas cuanto menos”. De hecho el programa de televisión “Cuarto Milenio” entrevistó a unas enfermeras que habían vivido supuestamente situaciones paranormales, y lo contaron con la cara pixelada, por miedo a ser etiquetadas de “locas”, por el tabú que supone hablar de ello.

Os dejo el enlace de los más de veinte minutos que duró la entrevista de Iker Jiménez con el título “Enfermeras: testimonios del misterio”. Pone los pelos de punta.

Resultado de imagen de enfermeras testimonios del misterio

Enfermeras: Testimonios del misterio


Voy a empezar con dos historias que me contaron en un hospital, al norte de Madrid, en el año 2010 cuando trabajaba como ordenanza en las suplencias de verano. Parece que no, pero en el servicio de recepción de un hospital se enteran de muchas cosas, aunque estén al margen del resto de plantas. Vamos allá:

En la planta de hospitalización de Oncología se encontraba un paciente que acumulaba una larga estancia. Era un hombre que debido a la larga evolución de su enfermedad (no recuerdo cuál era el carcinoma en cuestión) se encontraba en un estado físico muy deteriorado.

El paciente, de unos sesenta años de edad, deambulaba diariamente por los pasillos de la planta, ya fuera solo o acompañado, siempre llevando su palo de sueros mientras se le administraba alguna medicación por vía central.

Pasaron los días y llegó una mañana en la que falleció. Creo que la hora del “éxitus” fue en torno a las 11-12.

Una hora después aproximadamente una familiar de otro paciente acudió al control de enfermería para avisar de que había visto a un señor andar por un pasillo y que le había encontrado realmente mal, tan mal que le chocó que esa persona pudiera estar fuera de su habitación, donde vio como se volvía a meter. Para esa mujer realmente parecía un muerto en vida.

Una auxiliar de enfermería acompañó a la mujer hasta la habitación donde supuestamente se debía encontrar el señor. Como podéis imaginar a estas alturas de la historia era la habitación en la que había fallecido el paciente, que aún se encontraba vacía a la espera del siguiente ingreso.

También como ordenanza me llegó la siguiente historia, que realmente no va de ningún paciente sino de una habitación.

Antes de seguir me gustaría contaros que no han sido pocos los pacientes que en ese hospital, cuando iban a ser ingresados y veían que iban a hacerlo en la 013, 113, 213 o 313 pedían el cambio aunque les supusiera esperar. Sí, la fama que tiene el número 13 y su “relación popular con lo fatídico” supone para muchas personas la creencia de que si terminan ingresados en una cama con ese número no van a volver a salir.

Volvamos a nuestra habitación protagonista. Si he hecho ese paréntesis es para decir que en este caso la sugestión por ese número no se da. La fama que cogió durante un tiempo fue porque estadísticamente vieron que el número de casos de agravamientos se producían ahí(datos que no eran especialmente alarmantes, pero ahí estaban). Lo debieron ver claro porque se llegó a hacer un estudio concienzudo por parte de medicina preventiva para intentar encontrar una causa.

Paralelamente a esto, un celador afirmó en varias ocasiones haber visto la figura de un hombre merodeando cerca de la puerta de la habitación, incluso le había visto entrar a veces, siempre desde la lejanía y siempre se encontraba de espaldas. Cuando alcanzaba el punto donde debía encontrarlo, nada, ni rastro. Tampoco lo veía nunca el resto de personal de la planta.

Resultado de imagen de pasillo sombra silueta

Según lo que me contaron la habitación estuvo un tiempo fuera del listado de admisión. Además cuentan que fue un cura en varias ocasiones llamado por la propia dirección del hospital para realizar un exorcismo.

Cuando llegué a trabajar en esa planta como enfermero dos años más tarde ya llevaba tiempo sin haber registrado incidencias de ningún tipo. Sé que el celador pidió el cambio de hospital a otro del grupo, no sé si el motivo estaba relacionado con todo esto o no.

Os preguntaréis si yo he vivido una experiencia paranormal en algún hospital. No sé si para bien o para mal, pero no, no he tenido esa “suerte”. Lo más extraño que me ocurrió una vez fue sentir un escalofrío intenso en una habitación vacía mientras comprobaba que estaba lista para el siguiente ingreso, después de que el paciente anterior se hubiera ido de alta a su casa.

He aprovechado, ya que en mi familia hay dos enfermeras más, a preguntarle a una de ellas si en sus casi cuarenta años de experiencia ha vivido algo fuera de lo común. Y ha habido suerte. Me ha contado que en una ocasión en un box de la UCI en la que trabajaba, acababa de fallecer una paciente . Dos auxiliares y una enfermera estaban preparando el cuerpo para que se lo llevaran. Según su versión las tres estaban “de risas” mientras realizaban los procedimientos y mi familiar les recriminó su actitud y les pidió que tuvieran más respeto. A los pocos segundos el palo de los sueros que se encontraba colocado en una de las paredes comenzó a agitarse de forma muy brusca, golpeando la pared varias veces seguidas.

Todas se pegaron un susto de muerte y salieron corriendo del box. Tuvieron muy claro que aquello, de tener una explicación que no estuviera relacionada con la fallecida, era muy difícil de encontrar.

Seguramente estas tres historias no son las más terroríficas que os podrían contar, pero son tres de las que yo he tenido constancia y he podido consultar de primera mano. Escribiré más en el futuro dependiendo de si veo que el tema interesa.

El siguiente apartado lo dedico a las historias que me vayan aportando mis seguidores y compañer@s en redes. Se irá actualizando con cada nuevo aporte. Recordad que me las podéis enviar a perdidueblog@gmail.com o por MD en Twitter e Instagram.

¡Creemos entre tod@s la entrada con más historias paranormales sanitarias de Internet!


Aportaciones

Marta C.F, enfermera, me escribió por Instagram y me contó lo siguiente:

Ahí va mi historia: Hospital Perpetuo Socorro de Badajoz. Ahí se aparece una monja llamada Sor Rosario y dentro de los testimonios destaco tres:

  1. El primero: una habitación de  dos pacientes varones, uno recién intervenido y el otro entraba al día siguiente en Quirofano. El recién intervenido, que estaba despierto porque tenía dolor mientras sus acompañantes estaban dormidos,  ve de pronto una mujer vestida entera de negro que se acerca a los armarios de la habitación. Él entrecierra los ojos pensando que era alguien que iba a robar y quiere pillarla “in fraganti”. Dice que la misteriosa mujer mira al compañero de habitación, posteriormente le mira a él y sale de la habitación. Lo más curioso es que la puerta estaba totalmente cerrada.
  2. La segunda: Una familia que estaba con su hija ingresada en una habitación había recibido la noticia de que le quedaba poco tiempo de vida, pues tenía una infección y fiebre que no mejoraba con ningún antibiótico y había hecho una sepsis. De repente, vieron a La monja vestida totalmente de negro y habló con ellos diciéndoles que no se preocuparan, que al día siguiente su hija iba a mejorar y que de eso no iba a fallecer. La monja se fue y por la mañana lo comentan con el personal sanitario, que confirma que allí no hay ninguna monja, que esa es Sor Rosario que se le “ha visto ” en ocasiones.
  3. Y el último testimonio lo aportan una pareja de cirujanos de dicho hospital. Fueron al sótano que es donde estaban los despachos de sesiones de los médicos y las habitaciones. Les habían llamado para operar y ven que hay alguien delante de ellos que viste de negro, y ellos giran hacia un lado y la otra “persona” al contrario y les parece extraño porque solo hay una puerta y siempre está cerrada con llaves. Y ven que traspasa la puerta.

Hay otra historia que cuentan el personal de la UCI  de Don Benito donde se encontraba un box en el que cada paciente que ponían afirmaba que había una persona mirándoles y que les llamaba (incluso pacientes que estaban ya recuperados y listos para irse a planta) y estos al final morían.

La propia Marta me ha dejado un enlace de un blog en el que se detallan más casos sobre esta misteriosa “Dama de negro”. Por lo visto su supuesta existencia es conocida por la mayor parte del personal del Hospital Perpetuo Socorro.

img

Los fantasmas del hospital de Badajoz


 

Suplencias de verano: un desafío que se repite anualmente.

Intentando ponerme al día tras estar casi tres semanas desconectado de Twitter, he llegado a la entrada “No te pongas enfermo en verano” de Pau Matalap.

En ella habla del “Efecto Julio” consistente en que durante este mes se producen más errores en los hospitales por dos factores:

-Se cierran plantas y, como consecuencia, se sobrecargan otras.

-Miles de nuevas enfermeras y enfermeros comienzan su vida laboral durante este mes.

Siempre lo digo, al terminar la carrera no estamos preparados para llevar una planta nosotros solos. Por lo menos los primeros días.

Nos enseñan casi todos los procedimientos de enfermería en las más de mil horas de prácticas hospitalarias que realizamos, pero ser enfermera (y buena además) es mucho más difícil que eso y no te das cuenta hasta que terminas la carrera. No tenemos la experiencia, al principio, de enfrentarnos a varios ingresos por turno, de saber cuándo hay que llamar a un médico ni de cuándo no hacerlo, de cómo encargarnos correctamente del sistema informático, de todas las historias clínicas y de las correspondientes pruebas. Necesitamos tener a personal más veterano para salir al paso.

No es lo mismo estar de estudiante en una planta que estar como responsable de una media de quince pacientes.

Aún recuerdo el día en el que estuve por primera vez en una planta con diecinueve pacientes para mí y para la auxiliar que nos tocaba estar ese día en el turno de tarde. Al ser una planta que combinaba desde medicina interna hasta cirugías de varias especialidades, tenía el carro de medicación a rebosar e iba contrarreloj. Un solo contratiempo me lo iba a poner todo cuesta arriba. Y así pasó.

Un paciente que acababa de salir del postoperatorio empezó con hipotensión severa y tocó correr: canalizar una segunda vía periférica, mandar analíticas y transfundir dos concentrados de hematíes. Todo esto ocurría mientras aún me quedaba por administrar la medicación a media planta e ir retirando los tratamientos que se iban acabando.

Cuando la urgencia terminó y pude acabar todas las medicaciones necesité parar cinco minutos. Sabía que varias enfermeras habían llorado en esa planta y a mí me faltó muy poco. Llevaba sólo unos días de experiencia.

Yendo a otro tema, desde mi experiencia he tenido la suerte de estar pluriempleado varios veranos y hay una situación que se repite una y otra vez. La de estar por la mañana en casa o en el trabajo y recibir una llamada de recursos humanos de un hospital público:

-Buenos días, hay una vacante de enfermería, media jornada, en la planta de Gastroenterología. Ven a eso de las dos de la tarde a firmar y a hablar con la supervisora, a las tres empiezas.

Una llamada igual que esa la recibí a las doce de la mañana de un lunes de Junio. Nunca había estado en Gastro, ¿cómo iba a poder ayudar cuando me dijeran que preparase el material para una paracentesis si ni siquiera conocía dónde se encontraban los materiales? ¿Y cuándo me dijeran que cargara una bomba de Somatostatina?

Por suerte cuando fui al hospital y me encontré con la supervisora me comentó que por planilla no empezaba hasta tres días después. Pude ir a realizar un reciclaje “voluntario” para por lo menos no llegar de nuevas.

Esa suerte no es general. Se sigue llamando el mismo día desde bolsas de empleo para empezar en servicios en los que no has estado previamente, lo que es un sobreesfuerzo para el equipo más veterano del servicio y un gran estrés para el personal más novato.

Mi consejo para todas las enfermeras y auxiliares que empezáis a trabajar es que no tengáis miedo de preguntar. No penséis que quedáis mal por hacerlo o que vais a parecer unos pesados. Más vale que pienses que preguntas demasiado a terminar cometiendo un error (que puede ser grave) por no hacerlo.

Pau Matalap recuerda en su entrada el caso de una enfermera nueva en una UCI neonatal que, en su primer día, provocó la muerte de un neonato al administrar nutrición enteral por un vía intravenosa. Este caso lo recordamos muchos y es muy extremo, pero nos vale para darnos cuenta de lo fácil que es cometer un error con graves consecuencias.

Ser buena enfermera te lo da la experiencia y tod@s, absolutamente tod@s, hemos sido nuevos en una o en varias ocasiones. Por ello los veteranos tienen la responsabilidad de ayudar a que las nuevas enfermeras puedan adquirir en poco tiempo la seguridad y los conocimientos específicos de cada servicio.

Anécdotas sanitarias Vol 3

Mi sala de donación se encuentra en la planta baja de un centro de especialidades, la planta donde se encuentra el hall principal, admisión, atención al paciente… Vamos, la planta por la que pasan los pacientes de todas las consultas.

Las anécdotas que cuento en la entrada de hoy son algunas de las que me ocurren o escucho cuando salgo al hall a tomarme un descanso, a sacarme un café de la máquina o a averiguar si entre los pacientes y acompañantes de ese día encuentro candidatos que puedan ser donantes de sangre.

No sé si alguien puede pensar que es un lugar aburrido. Cualquier chaqueta verde, personal administrativo o de seguridad puede dar fe de que es todo lo contrario.

He visto a pacientes liándose a puñetazo limpio por el turno de admisión; a pacientes que te pegan su tarjeta sanitaria literalmente en la cara y te chistan para preguntar por su cita; pacientes que preguntan desesperadamente por los baños cuando los tienen justo a un metro; gente perdiendo los nervios y por supuesto, mucha gente normal que no da lugar a ninguna situación surrealista.

Una de las complicaciones que sufren los pacientes que acuden a la tercera planta es preguntar por la consulta de Otorrinolaringología. No me extraña, ¡es bastante difícil no trabarse o desistir en el intento! Entre esas muchas situaciones de personas esforzándose por preguntar por esa especialidad hubo una que se superó y me dijo:

-Buenos días, venía a la consulta del Ornitólogo. ¿A qué planta tengo que ir?

Al ver que no tenía mucha pinta de ave, le pregunté si se refería al “Otorrino”. Sé que no es fácil, pero no os preocupéis, lo digáis como lo digáis os vamos a entender.

Otra pregunta que me resultó igual de chocante fue la que me hizo una paciente que tendría unos 25 y 30 años:

-Tengo revisión con el tocólogo, ¿dónde pasa consulta?

¿Tocólogo? Seguro que much@s de los que leeréis esta entrada conocíais ya ese término, pero para mí, que cursé la LOGSE, era algo que no había escuchado en mi vida. La palabra es descaradamente intuitiva, eso sí.

Tras saber que se estaba refiriendo a la consulta de Ginecología y Obstetricia, me puse a pensar en cómo una mujer con una edad similar a la mía podía usar esa palabra.

Por último y dejando a un lado los términos utilizados por pacientes, me estoy acordando de una anécdota más graciosa.

Mientras la máquina me preparada un café Premium (recalco lo de Premium), se encontraban cerca una madre y su hijo de unos tres años. Un niño que no paraba de moverse de un lado para otro y que terminó siendo inmovilizado por su madre.

Fue entonces cuando estaba en brazos, que me mira y, tras dudar unos segundos, empieza a gritar mientras me señala:

-¡Es papá! ¡Papá!

La madre no sabía dónde meterse. Empezó a ponerse colorada y a corregir al peque. No, aquel enfermero de pijama blanco no era su padre.

Hace un año hubo una racha en la que mucha gente me decía que me parecía a Alberto Garzón cuando Podemos e IU se unieron y salía cada día por la tele (aunque sólo nos pareciéramos en la barba que la llevaba diferente y más oscura, y en el pelo). Pero sin duda, lo de parecerme a un padre tanto como para confundirme con él…¡eso es otro nivel!

Tenéis más anécdotas sanitarias aquí https://perdidue.com/2017/02/02/anecdotas-sanitarias/ y aquí https://perdidue.com/2017/03/27/anecdotas-sanitarias-vol-2/

Como siempre espero sacaros una sonrisa y siento si os dejo con ganas de más.

¡Gracias por leerme!