Toda historia o relato empieza con una idea básica. Esta idea nace en mí con tan solo siete años de edad. Tengo que empezar por aquí para que entendáis por qué decidí ser enfermero y cuidar y acompañar a todas las personas que necesitasen ayuda.  A día de hoy trabajo con un grupo de población muy débil y específico, como son los pacientes neonatales y pediátricos.

Esta pequeña historia ocurre en la cuidad de Baeza, Jaén, en el centro de salud de la que es mi ciudad natal, cuando mi madre me llevó a que me hicieran un análisis de sangre. Yo estaba acompañado de ella, esperando en una sala de espera enorme, o eso me parecía a mí con mis 7 años, cuando de repente abrieron una serie de salas conectadas todas entre sí y me nombraron el primero por mi nombre. Una mujer con una bata blanca se acercó a mí, me puso su mano en mi espalda, y me acompañó a una camilla mientras me explicaba lo que suponía hacerse un análisis de sangre y la técnica que me iban a hacer.

img-20190115-wa0027 (1)

En ese momento me sentí muy cómodo gracias a la explicación de aquella amable mujer. Como ya había hablado con mi madre, estaba decidido a ser lo más valiente del mundo, porque como buen chaval de campo, no podía tener miedo ni mostrar duda ante lo que me iban a hacer.

Me tumbé en la camilla y la misma mujer que me había explicado todo, se enfundó unos guantes y me sacó sangre con la misma dulzura que me había acompañado a la camilla. Me hice el valiente todo lo que pude, pero llegó un momento en el no recuerdo nada más, y es que resulta que me mareé. Lo único que recuerdo es despertar en la misma camilla con las piernas levantadas y al mismo tiempo a esa mujer aireándome con una carpeta al lado de mi madre.

Fue en ese instante cuando supe que tenía que hacer en un futuro lo mismo que esa mujer había hecho conmigo. No sólo me tranquilizó, sino que me ayudó y me acompañó en todo momento.

Durante estas primeras etapas de la vida estudias primaria, secundaria, selectividad y llega el momento de empezar la universidad. Es en este punto donde conozco a uno de mis mejores amigos de la universidad y dueño de este blog… a D. Javier Perdiguero Garés, o como todo el mundo le llama: “Perdi”. Pasan los años y gracias a las clases y las prácticas vas viendo cuál es el servicio donde mejor encajas y donde se te da mejor trabajar, y en mi caso era el bloque quirúrgico o quirófano 😂. Pero, ¿qué ocurre? ¿Por qué no empiezo a trabajar ahí?

La imagen puede contener: una o varias personas e interior

Carlos y Perdi acabando 2º de Enfermería, vaya pipiolos…

Llega el último curso y resulta que lo finalizamos en uno de los años más complicados de la economía de España. Tenemos ante nosotros una de las mayores crisis económicas de las últimas décadas en nuestro país y en junio de 2012, un mes antes de que Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, pronunciase sus palabras mágicas para salvar el euro €: “whatever it takes to preserve the euro”; lo único que me ofrecen, y gracias al cielo que me lo ofrecen, es trabajar en uci de neonatos, en un principio sólo durante ese verano.

Podemos decir por tanto que soy enfermero de UCI neonatal y pediátrica gracias a la crisis económica de 2012 jajaja. (Ahora me río, pero en su momento estaba la cosa muy complicada…)

Los primeros meses son de aprendizaje y de absoluta modestia. Aprendí todo lo que pude de mis compañeros y a día de hoy aún sigo haciéndolo. Aquí es donde te das cuenta de que los milagros no son tan milagros, sino que detrás de ellos hay un equipo de profesionales con unas características y un conocimiento de la técnica y la humanidad fuera de lo común. Que detrás de una recuperación por una septicemia hay mucho trabajo técnico, de conocimiento empírico y humano que debemos valorar cuando entramos a un hospital.

Porque puede que sea una de las unidades donde los cuidados son más técnicos y precisos que en ningún otro sitio del hospital y que, a todo ello, le tenemos que sumar la humanidad que hay que tener con estos pacientes tan vulnerables y débiles. No solamente somos los cuidadores de estos pacientes, sino sus protectores, y a la vez los protectores y cuidadores de muchos de sus padres.

Es muy importante saber cargar y programar una perfusión de Fentanest® y Midazolam®, pero también es muy importante saber en qué momento el paciente está sufriendo o demandando cuidados y qué debemos hacer para solucionarlo, con el inconveniente de que los bebés no te dicen verbalmente que tienen dolor, hambre o que están pasándolo mal. Aunque se expresan de manera diferente y es aquí donde tenemos que conocerlos para poder comunicarnos con ellos.

Es por eso por lo que me especialicé, tanto en el apartado técnico como en el apartado más humanista, haciendo estudios de posgrado en ambas materias, llegando incluso a publicar una tesis doctoral basada en las humanidades dentro de nuestra profesión enfermera.

img-20190115-wa0042.jpg

Esta tesis ha sido fruto de muchas horas de trabajo y estudio, buscando cuál sería la mejor manera de no perder nuestra esencia como cuidadores dentro de este mundo tan hipertecnificado y que cada día tiende más a formar a nuestros cuidadores como meros técnicos. Por esto mismo y por la necesidad de volver a recuperar las humanidades como eje central de nuestro trabajo, realicé un proyecto que tiene como objetivo final la creación de un currículo universitario enfermero con materias que nos ayuden a comprender a la persona y sus necesidades humanas.

img-20190115-wa0041

 

No podemos utilizar la técnica de mayor complejidad existente en la actualidad sin conocer a quién se la estamos aplicando. Lo que quiero decir es que las unidades de cuidados intensivos neonatales y pediátricas son un lugar donde la técnica y la humanidad deben coexistir de manera impecable, donde los profesionales que trabajamos en estas UCIs encontramos los mejores y peores momentos de nuestra actividad diaria.

La evolución transhumanista del hombre al posthumano no puede nunca olvidar su origen natural, por eso es tan importante que tengamos en cuenta al SER como paciente antes que como conjunto de células que tienen un fin determinado.

Por todo esto, siempre agradeceré a la enfermera de mi centro de salud en Baeza que me tratase con aquella humanidad como lo hizo. Porque gracias a ello soy el tipo de enfermero que ejerce su profesión de la manera más humana posible hoy día.

 

Anuncios

Un comentario en ““¿POR QUÉ HUMANIZAR?” Por Carlos Cruz-Salazar, Doctor y enfermero de UCI pediátrica y neonatal.

  1. Hace muchos años que aprendí que las enfermeras-os no eran personas que no habían llegado a médico. Aprendí que el medico se ocupa de la enfermedad y que el enfermero-a del paciente, algo totalmente distinto y que hace que cuando nos ponemos en vuestras manos, nuestros miedos, inseguridades y dolores, se vean suavizados enormemente. Gracias a todos-as y en especial a los que sentís la profesión de una manera tan humana .
    Salu2.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Luis Sanchez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s