Enfermería: situación en España.

Podría empezar esta entrada aportando datos cuantificables sobre la situación en la que se encuentra la Enfermería en España, pero prefiero contar antes dos situaciones que se daban antes de la grave crisis que ha sufrido nuestro gremio.

Finales de los años setenta y principios de los ochenta en nuestro país. Una enfermera con su título recién sacado comenzaba sin problemas su experiencia profesional en algún hospital público de su Comunidad Autónoma. Tras trabajar durante tres meses, que era un periodo considerado de prueba, pasaba directamente a la condición de personal fijo, con su correspondiente derecho a pedir el traslado a otras comunidades.

Año 2007-2008. Los grandes hospitales privados en auge precisan de gran cantidad de personal. Tras ver que las enfermeras sólo estaban pocos meses hasta que les salía una oferta mejor, en Recursos Humanos se ven forzados a exigir por contrato un mínimo de permanencia en su hospital.

Estos dos casos reales los he expuesto porque, a pesar de la diferencia de años entre uno y otro, a día de hoy cualquiera de los dos es totalmente impensable y ningún enfermero que haya estudiado el Grado a partir del 2009 se lo creería.

Precisamente a partir de ese mismo año en el que comencé la carrera, se dio el pistoletazo de salida a la situación que estamos viviendo en esta década, la de pasar de una profesión sin parados y pruriempleo, a un incremento del 95% de paro enfermero en 2012 y de hasta el 500% en algunas zonas de España.

¿Cómo pudimos llegar a esos límites? Una de las causas que mucha gente relacionó es la del exceso del número de nuevos enfermeros/as propiciado por el aumento de plazas en las universidades privadas. Una teoría que se viene abajo cuando uno se entera que España es el segundo país de la UE con menos enfermeras por cada mil habitantes, sólo por detrás de Grecia.

Descartada la posibilidad de que en nuestro país haya un exceso de profesionales (más bien todo lo contrario), sólo queda pensar como lo han hecho las administraciones: más enfermería, más gasto; menos enfermería, ahorramos.

Y efectivamente, se ha ahorrado en presupuestos, de la misma forma que han ahorrado en la calidad de los cuidados permitiendo, por poner sólo un ejemplo, que una sola enfermera asumiera la responsabilidad de más de veinte pacientes por turno, algo que en una planta es una auténtica locura. Además se han dado muchos casos de personal sanitario que tenía que asumir doblajes de turno y si no le gustaba, que no se preocupase que ya sabía donde estaba la puerta.

No hay duda de que los países de la UE que tienen más claro que un mayor número de enfermeras es más positivo para sus ciudadanos han sido los grandes beneficiarios, importando una profesión de prestigio como es la Enfermería española.

A pesar de estos párrafos un tanto desalentadores, se ha percibido en el último año una mejoría de la situación, aún insuficiente, pero que ha comenzado a dar algo de optimismo.

He resumido mucho esta entrada porque me gustaría dedicarle espacios más amplios a temas como la sobrecarga de trabajo, el sueldo y la calidad de los cuidados.

Espero que os haya parecido interesante, ¡ y no dudéis en comentar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s